Rubia disfrutando con una enorme verga negra


Una joven lesbiana ha quedado con su amigo negro para explicarle los problemas de su relación. Cansada de que las cosas con otras chicas no le salgan nunca bien decide probar lo que se siente follando con un hombre, y quien mejor para probar la sensación que con su mejor amigo. Va a ser la primera vez que la joven sienta una polla dentro de su coño y lo va a hacer a lo grande con una enorme verga negra. La chica, que no ha tenido tan de cerca un pene alucina con el tamaño del negro que apenas puede cogerlo para pajearlo y no le entra en la boca, y menos cuando está del todo erecto. Tras excitarse mutuamente entran a la casa para empezar a coger, con la chica sufriendo con las embestidas del hombre, sintiendo como la almeja se le ensancha cada vez que es penetrada por el enorme rabo.