Profesora de yoga castigando a una alumna




En una clase de yoga en la que todos los estudiantes están trabajando relajados, suena el teléfono móvil de una morena madura y no duda en contestar para ver de quien se trata. De lo que no se da cuenta es de la gravedad que supone la acción y lo mucho que ha enfadado a su profesora, por lo que al finalizar la clase invita a la alumna a quedarse para recibir un castigo para mejorar su disciplina que nunca olvidará. Al quedarse a solas la maestra pone a cuatro patas a la rebelde para darle unos cachetes en el culo que se lo dejan bien colorado que lo termina de rematar dándole con un látigo. La jefa cree que el castigo no es suficiente y le masturba el coño penetrándole los dedos y trabajándole el clítoris con un vibrador que la pone cachondísima. Como que la infractora no aprende la lección la instructora se pone un cinturón con un gran dildo para metérselo sobre una bola de yoga por la almeja y por el culo, dejándoselo bien dilatado.