Madura lesbiana seduce a jovencita

Dos amigas acabaron en la cama, una de ellas es lesbiana, madura y muy ardiente, la otra es jovencita preciosa, muy tierna y con un cuerpo para el pecado, esta era la obsesión de la madurita que soñaba con poder un día abrirla de piernas y comerle el coño, era su sueño, así que un día aprovechó estando las dos solas en casa para seducirla y comenzar a tocarla y darle besos hasta que cayó rendida a sus encantos y cuando se quiso dar cuenta ya tenía a la madura entre sus piernas y con su lengua dentro de la raja joven de su concha y perdida al placer y los orgasmos, la madura lesbiana seduce a la jovencita en poco tiempo y aunque ella al principio no quería acabó comiendo también el coño de la veterana y se corrieron varias veces las dos juntas.