Madre e hija forzadas por un cura pervertido




Un cura acude con su compañera a un domicilio presuntamente para vender una bíblia y tratar de iniciar a la religión a la familia de la casa. Al ver a la inocente pareja la mujer de la casa no duda en abrir para que les haga una explicación pero, lo que no se imaginaba era que este es un cura pervertido y su ayudante es otra guarra. La madura que se va a prepararles algo para beber y comer no se espera que al volver se iba a encontrar a ambos cogiendo en la escalera de su casa y, que la iban a atar para poder abusar de ella en una de las habitaciones. La tetona es maniatada, desnudada y obligada a comerle la polla al monaguillo mientras la otra chica le come la almeja. Cuando la hija llega a casa, al escuchar un tremendo escándalo provocado por las penetraciones que le hace el hombre con su enorme verga en el coño de la atrapada, no duda en subir para ver lo que ocurre pero, cuando entra en la sala y la ven, también la cogen para abusar de ella junto a su madre.