Jovencita se folla a un negro con su novio durmiendo al lado


Tras un largo día de excursión en el que no han parado de caminar, esta joven pareja busca un buen hotel con habitación privada en la que descansar y divertirse pero, para lo único que les alcanza el dinero es para un modesto albergue con habitaciones compartidas en las que está totalmente prohibido follar. La chavala que ha llegado con ganas de juerga le pide a su novio seguir buscando pero, este se niega y se queda dormido en un abrir y cerrar de ojos. Antes de dormir ella tiene que relajarse por eso se despelota y se masturba el coño metiéndose los dedos mientras se magrea las enormes tetas naturales. Cuando está en pleno apogeo entra un empleado del recinto, un imponente hombre negro que al ver a la viciosa trabajándose los bajos no puede evitar acercarse para ayudarla a quitarle el calentón. La morenaza que quería coger como fuera, no le importa que su pareja esté durmiendo justo sobre ella y agarra con ganas la enorme polla del hombre para exprimirla con una buena mamada antes de intentar disimular los gemidos que le produce cuando nota que su concha se ensancha al entrarle la berga.