Brasileña grabada cogiendo con cámara oculta


Buscando por Internet, una productora porno localiza una chica brasileña que se anuncia como modelo de lencería o si se requiere de desnudo integral, una víctima perfecta a la que llamar e intentar engañar para que termine cogiendo. Ya en el estudio, la latina se encuentra con un fotógrafo de contenido erótico y a su supuesto hijo virgen que estará con ellos presenciando toda la sesión. Con la confianza ganada y con la chica desnuda en la sala, el falso padre le pide si deja que su niño, que nunca ha visto un coño de cerca, pueda tocarla un poco y ella no se niega. Más adelante y viendo que la mujer necesita dinero urgente, le ofrecen si estaría dispuesta a desvirgar al chaval por un puñado de euros por lo que termina follando en la cama. Lo que no sabe es que por la sala hay cámaras ocultas que lo están grabando todo y que su vídeo porno acaba en la red.